info@coworkingmostoles.com
644 172 724

BLOG › ¿Qué es el Coworking?

Te desvelamos las principales características de una de las más populares formas de trabajo de los últimos años, qué es el Coworking.

 

En los últimos años han ido apareciendo nuevas formas de organización del espacio de trabajo que han supuesto una auténtica revolución en el ámbito laboral, tanto a nivel individual como colectivo. A grandes rasgos, pretenden ofrecer a los trabajadores un entorno tanto empresarial como individual. Una de las propuestas más populares y mejor recibidas por los empresarios es el coworking, en ocasiones conocido como co-trabajo o hasta trabajo cooperativo.

Pero… ¿sabemos exactamente en qué consiste?

 

         ¿De qué se trata?

 

El coworking es una nueva forma de trabajo que pretende sustituir la soledad de trabajar en casa: pone en contacto a trabajadores autónomos, pymes y emprendedores de todas las áreas para trabajar de manera individual, y, si se diera el caso, en colaboración, pues es una manera muy eficaz de crear nuevas oportunidades laborales. De esta forma, supone una opción tanto para combatir la tendencia a la soledad y el aislamiento que pueda surgir en estas ocasiones, como para expandir los horizontes a nivel empresarial. También es una buena manera de establecer una rutina de trabajo en aquellos empleos sin horario fijo, como los autónomos. Hoy en día, han ido ganando en popularidad y son cada vez una manera más extendida de realizar las tareas diarias, más incluso que las oficinas convencionales. Se espera que su éxito no haga más que crecer, al menos en lo que respecta a un futuro cercano: Un estudio realizado por Emergent Research, una agencia que se dedica a estudiar las últimas tendencias en tecnología, muestra que para el año 2018 el número de espacios de este tipo será de aproximadamente 12.000.

 

            ¿Cómo surgió?

 

El ser humano es un ser de naturaleza sociable, por lo que la asociación en grupo a la hora de enfrentarse a las tareas cotidianas no es algo exclusivo de las últimas décadas. De hecho, fue a  raíz de esa necesidad, que se creó en Berlín el primer espacio destinado al trabajo grupal, en el año 1995. Se le dio el nombre de C-Base. Ese mismo año, unos meses después, el estadounidense Bernie DeKoven usó este término para referirse al trabajo grupal que repentinamente fue posible gracias a los ordenadores, y escasos meses más tarde se fundó en la ciudad de Nueva York 42 West 24, un espacio que a día de hoy sigue en funcionamiento, con posibilidad de acceso las 24 horas los 7 días de la semana.

 

En lo que se refiere a Europa, fue en Viena donde se probó este mecanismo de trabajo: en el año 2002 abrió Shraubenfabrik.

 

Sin embargo, no fue hasta el año 2005 cuando se produjo la apertura de un establecimiento de Coworking oficial. El responsable fue Brad Neuberg, programador de profesión. En su origen, el espacio estaba destinado a convertirse en una cooperativa sin fines económicos, que ponía a disposición de los ciudadanos durante dos días a la semana ocho mesas de trabajo con wifi gratuito, aperitivos y servicios como paseos en bici o masajes.  Al cabo de un año, este espacio fue sustituido por Hat Factory, el primer establecimiento de trabajo cooperativo. Este, a diferencia del anterior, era a jornada completa.

 

Una de las redes más conocidas de este tipo de trabajo es Hub, una red que surgió en Londres en y se ha expandido poco a poco a lo largo de los cinco continentes hasta tener más de 40 espacios en total.

 

            ¿Qué servicios ofrece?

 

En los espacios dedicados al coworking se convive en un mismo lugar a la hora de trabajar, y su coste es menor que si se pagase el alquiler de un despacho: los precios oscilan entre los 100 y los 400 euros mensuales, aunque también es posible su alquiler por semanas, e incluso por días. Los despachos están amueblados y cuentan con los recursos básicos para el trabajo. Además, incluyen otro tipo de servicios como los de limpieza o el acceso a internet.

 

Además, se suele compartir el espacio destinado a los descansos y a las comidas, las mejores ocasiones para relacionarse con los compañeros de trabajo.

 

Estos espacios pueden ser:

Alquiler de despachos

  1.  Compuestos ya sea de mesas individuales o para grupos, que incluyen los servicios necesarios para poder realizar la actividad laboral, como
  2. Tomas de energía
  3. Telefonía
  4. Aire acondicionado, calefacción…
  5. Conexión a internet

 

Alquiler de salas de reuniones

Equipadas con:

  1. Proyectores
  2. Monitores de T.V
  3. Calefacción o aire acondicionado
  4. Tomas de corriente

 

Domiciliación de empresas:

 

Hoy en día, es posible establecer de manera fija el espacio de coworking como el espacio en el que se ejerce la actividad laboral de manera continuada. Dentro de dicha domiciliación, se distinguen los 3 modelos siguientes:

  1. El domicilio social: el espacio en el que o bien se lleva a cabo la administración y la dirección del trabajo o donde se localice dicho trabajo. Es, por tanto, el que aparece en las Escrituras y en el Registro Mercantil.
  2. El domicilio fiscal, donde se realizan todas las gestiones de índole financiera relacionadas con Hacienda
  3. El domicilio comercial, donde se reciben las visitas de las personas relacionadas con la actividad laboral, como los clientes.

 

En caso de autónomos y pymes, es mucho más cómodo y sencillo establecer las 3 en el mismo lugar, por lo que el espacio de Coworking supone un espacio idóneo para ello, pues no hay lugar a confusiones.

Escribir un comentario